La operación se ha cerrado por valor de 286 millones de euros y el comprador ha sido la empresa Perella Weinberg Real Estate Fund.
Royal Bank of Scotland se ha desecho de sus activos inmobiliarios que tenía en España por valor de 286 millones de euros. Según la entidad se trata de la venta de préstamos y activos inmobiliarios comerciales en España.