Royal Bank of Scotland (RBS) se anota una revalorización del 5,9% en la apertura de la sesión después de reducir sus pérdidas del cuarto trimestre hasta los 765 millones de libras, desde los 24.350 millones que perdió un año antes.