La compañía informática estadounidense Rambus reducirá los precios que cobra por el uso de ciertas patentes para la fabricación de chips de memoria, según anunció hoy la Comisión Europea (CE), que amenazaba a la empresa con una multa millonaria por abusar de su posición de mercado. En un comunicado, Bruselas explicó que Rambus ha decidido pactar para evitar la posible sanción a la que se enfrentaba por imponer precios desproporcionados a aquellas empresas que quisiesen usar sus patentes para producir chips DRAM (Dynamic Random Access Memory).