El presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorro (CECA), Juan Ramón Quintás, ha asegurado hoy que las cajas notarán la crisis en sus resultados semestrales, por el aumento de la mora y el descenso "notable" del crédito, aunque la evolución del beneficio y los márgenes seguirá siendo buena. Tras su reunión con la ministra de Vivienda, Beatriz Corredor, para intercambiar opiniones sobre el próximo convenio de viviendas de protección oficial (VPO), Quintás ha afirmado que la ralentización del crédito y el aumento de la morosidad se notarán en los resultados de las cajas, pero no de una forma "preocupante".
"Las cajas son como el corcho y la economía española es como la marea, cuando sube la marea el corcho sube, cuando baja la marea el corcho baja, pero el corcho nunca se hunde, que es lo importante", ha ejemplificado el presidente de la CECA. Así, ha adelantado que la evolución de los márgenes semestrales es comparable a la del año anterior e incluso avanzó que el margen de explotación -el que mejor refleja la evolución del negocio puramente bancario- ha subido por encima del 10%. Las 43 cajas de ahorros españolas obtuvieron un beneficio neto atribuido récord de 11.200 millones de euros en 2007, un 19,2% más que en 2006 y su margen de explotación creció el 26,1%. Según Quintás, hasta junio, el crédito ha crecido a cifras muy significativas de dos dígitos, aunque reconoció que el ritmo de avance es cada vez menor y reiteró que el crecimiento del crédito en el conjunto del sector al cierre del año estará en el entorno del 5%. En cuanto a la exposición de las cajas a los préstamos inmobiliarios y más concretamente a los de empresas como Martinsa-Fadesa, Quintás ha reconocido que las cajas han sido las entidades mayoritarias en la financiación de viviendas y que por tanto es inevitable tener préstamos hipotecarios en empresas "con incidentes". "Las cajas son mayoría cuando el negocio va bien y también cuando va mal", ha apuntado. A pesar de esta exposición, ha subrayado que las cajas han afrontado "otras épocas más incómodas" sin que pasara nada, y que ahora lo único que debe hacerse es afrontar la época "gris" que se avecina. Respecto a su relevo en la CECA, Quintás ha aclaradoque se jubilará en agosto como director general, pero que su mandato como presidente no acaba hasta dentro de dos años y medio. El próximo Consejo de Administración después de agosto decidirá sobre quién ocupa la vacante, ha dicho.