La inmobiliaria Quabit ha alcanzado un principio de acuerdo con una veintena de entidades financieras para refinanciar su deuda que asciende a 1.458 millones de euros.

Según lo pactado, Quabit contará con cinco años de carencia (hasta 2016) en el pago tanto de deuda como de principal, que tenía que empezar a abonar en 2012.

Asimismo, el acuerdo conlleva una reducción del pasivo mediante una compraventa de activos (principalmente suelo) con los bancos por un importe aún por determinar, según explicó el presidente ante la junta general de accionistas de la inmobiliaria.

Además, se bilateralizan de garantías del préstamo sindicado de 800 millones que mantiene con unas 16 entidades.

En virtud de este proceso, cada entidad tendrá asignados en garantía activos concretos de la empresa, en vez de un porcentaje de la cartera total. De esta forma, el banco o caja cuenta con una mejor garantía y la compañía puede gestionar más fácilmente el activo y su financiación.