El grupo automovilístico francés PSA Peugeot-Citroën ha emitido deuda con el fin de obtener una inyección económica de 575 millones de euros, según la compañía. Con esta emisión la firma pretende ingresar entre 500 y 575 millones de euros. Por otra parte, la automovilística prevé que sus ventas en Europa caigan este año menos de lo previsto inicialmente.
Esta oferta de bonos convertibles en acciones nuevas o ya existentes de PSA tiene el objetivo de lograr unos ingresos de entre 500 y 575 millones de euros. La conversión se podrá llevar a cabo entre el 23 y el 25 de junio y los bonos se podrán cambiar hasta el 1 de enero de 2016.

El consorcio automovilístico resaltó que estos fondos "proveerán de las necesidades generales de financiación del grupo" y servirán para financiar los proyectos actuales y futuros de la firma. Asimismo, PSA apuntó que no se encontrará expuesto a ningún riesgo de liquidez en los próximos doce meses.

La compañía señaló que, a pesar de que sus matriculaciones en Europa durante este año serán inferiores a las contabilizadas en 2008, su estimación de entregas para este ejercicio se ha mejorado en comparación con previsiones anteriores.

De esta manera, el grupo PSA prevé que sus ventas en el mercado europeo caigan un 12% este año en comparación con el anterior, lo que supone una mejora en comparación con la previsión de caída anterior del 20%.

Así, el consorcio que preside Philippe Varin estima, a su vez, registrar unas pérdidas operativas de entre 1.000 y 2.000 millones de euros en 2009, como consecuencia de la incertidumbre sobre las normativas de los diferentes gobiernos europeos, de la volatilidad de los precios de las materias primas y de los tipos de cambio. La corporación gala tiene previsto seguir registrando pérdidas operativas hasta 2010.