No se salva del mal inicio de año que firman la mayor parte de las compañías españolas en este 2008, pero los expertos aseguran que se trata de una buena apuesta. Su perfil defensivo, la combinación de un fuerte crecimiento con una sólida generación de flujo de caja o la posibilidad de movimientos corporativos avalan a Prosegur y la colocan entre las favoritas de los analistas entre los valores de pequeña capitalización. Además, hasta ahora salva con creces el riesgo divisa que trae consigo su fuerte presencia en Latinoamérica. Sin embargo, desde el punto de vista técnico las cosas pintan peor: de momento, el título sigue inmerso en un canal bajista.
El auge del negocio de la seguridad en todo el mundo es un hecho y no parece que las cosas, de momento, vayan a cambiar. Prosegur lo sabe y por eso lleva a cabo una sabia expansión vía adquisiciones – está presente en 13 países- que no ha dejado de aportarle crecimiento. Y esta política es uno de los aspectos que más gusta a los analistas a la hora de decantarse por Prosegur. David Cabeza, analista de Caja Madrid destaca que sus últimas compras –el 100 por cien de la argentina Xiden o la entrada en la italiana Ivri con un 25 por ciento- “son operaciones pequeñas pero muy bien hechas, centradas en nichos interesantes, como el de la tecnología (sistemas de seguridad electrónicos)”. Además, subraya que la empresa siempre ha mantenido su estrategia de no pagar precios excesivos. Prosegur tiene a su favor el hecho de que cuenta con balance saneado -su ratio deuda/Ebitda está por debajo de 1 vez- y con una fuerte generación de flujos de caja, algo muy a tener en cuenta en momentos como el actual . De hecho, para los analistas de Deutsche Bank, la compañía de seguridad ofrece “una combinación poco frecuente entre una fuerte previsión de aumento de ingresos a medio plazo y un sostenido flujo de generación de caja”. La entidad alemana otorga un precio objetivo a la compañía de 30,30 euros, aunque la valoración más generosa es la de Gaesco (32 euros) .