Popular ha comunicado que ha acordado la venta de la totalidad de las acciones de su filial Popular Servicios Financieros a Abanca, Corporación Bancaria por importe de 39 millones de euros. Dicha venta supone para Popular una plusvalía de 6,7 millones de euros.

Esta operación se dio a conocer ayer por la tarde, cuando este viernes se espera que presente las cuentas del primer trimestre. El consenso de mercado espera que Popular comunique que entre enero y marzo de este 2017 perdió 37,4 millones de euros, frente a los 248,4 millones positivos de un año antes.

A expensas de sus cuentas, que se espera que sean negativas irremediablemente, y de una solución corporativa para la entidad, ya sea una venta, una fusión o una ampliación de capital para seguir por libre, el valor sigue deprimido en bolsa. De hecho, cuando en la semana pasada los bancos españoles subieron fuertemente al calor del resultado de las elecciones francesas, Popular se quedó atrás. Técnicamente encuentra una fuerte resistencia en el euro por acción, zona por la que pasa el retroceso de Fibonacci del 23,6%. Si el valor consiguiera romper este nivel podría superar también la directriz bajista de largo plazo. Pero, entre tanto, tiene que batir una resistencia intermedia en los 0,80 euros.

Los indicadores técnicos Premium corroboran que Popular sufre una clarísima tendencia bajista. Tan sólo cuenta con el volumen de contratación de largo plazo a favor. Mientras, el precio está atacando la media móvil de 14 sesiones, aunque la de 40 sesiones, que cobra más importancia, pasa por la resistencia intermedia de los 0,80 euros.