El grupo holandés Royal Philips Electronics concluyó el primer trimestre del año con un beneficio atribuido de 200 millones de euros, frente a las pérdidas de 59 millones del mismo periodo de 2009, informó la empresa, que atribuyó buena parte de la mejora de sus cuentas al fuerte crecimiento de las ventas en las economías emergentes.

La cifra de negocio de la multinacional holandesa alcanzó los 5.677 millones de euros, un 11,8% más. En concreto, las ventas de la división de salud aumentaron un 4,6%, mientras que las de la unidad de bienes de consumo crecieron un 11% y las de la división de iluminación se incrementaron un 20%.