La petrolera brasileña Petrobras utilizará este año su refinería en Okinawa, en el sur de Japón, como centro de distribución para incrementar el suministro de crudo a varios países asiáticos, informa hoy el diario Nikkei. Petrobras tiene previsto transportar a partir de abril y durante dos meses 1,8 millones de barriles de crudo a la refinería de Nansei Sekiyu, que adquirió en 2008, y desde allí distribuirlos en tanques a China, la India, Corea del Sur, Taiwán y países del Sudeste Asiático.