Clínica Baviera rinde cuentas al mercado y lo hace con un beneficio neto de 526.000 euros frente a los 6,5 millones de euros obtenidos en el ejercicio anterior. Un descenso del beneficio de más del 90% que “tiene su explicación en la exposición de la compañía al consumo interno y a las recientes nuevas líneas de negocio que aún no han alcanzado rentabilidades positivas”, asegura Meritxell Pérez, responsable de la relación con los grupos de inversores del Grupo Baviera.
Si hay un sector que está siendo fuertemente castigado en el contexto actual de crisis económica es el ligado al consumo. Prueba de ello han sido los resultados presentados por Clínica Baviera, cuentas que han descendido un 91,89% respecto al mismo periodo del año anterior. No obstante, Meritxell Pérez, responsable de la relación con los grupos de inversores del Grupo Baviera es optimista y, pese a la abultada caída del beneficio obtenido por la compañía, “Clínica Baviera lo ha está haciendo mejor que parte del resto de su sector, un claro ejemplo de la buena gestión que se está llevando a cabo desde la compañía”.

Desde Clínica Baviera reconocen que la caída de los beneficios tiene su explicación en las escasas rentabilidades positivas que están ofreciendo las nuevas líneas de negocio de la compañía. No obstante, “en el momento en el que estas clínicas alcancen rentabilidades positivas esperamos que se alcancen los márgenes tan buenos como estamos viendo en las unidades de oftalmología en España”, explica Pérez.

Esfuerzos de cara al futuro


Clínica Baviera no mira atrás, por ello, la responsable de la relación con los grupos de inversores reconoce que están llevando a cabo distintos tipos de medidas. En primer lugar -señala- “Baviera está efectuando medidas para promover el crecimiento mediante acciones de marketing muy eficientes, estamos tratando de hacer acciones que contribuyan a mejorar la calidad de nuestros tratamientos para ofrecer a nuestros pacientes la mejor relación calidad/precio”. Por otra parte, Pérez afirma que “se están llevando a cabo medidas para el control de costes a través del reajuste de personal y renegociación de contratos de alquiler con resultados muy satisfactorios”.

Pero los esfuerzos no acaban aquí. Otras medidas están “destinadas a reforzar la posición en el mercado y sentar las bases para el crecimiento futuro e incrementar nuestra cuota de mercado y consolidar nuestra red de clínicas existe”. Por último, Pérez destaca las medidas con las que intentan “garantizar la óptima gestión de los recursos”. “No hemos repartido dividendo en el ejercicio de 2009 como una medida excepcional aunque nuestro compromiso es volver a repartir dividendo”.

Áreas de negocio


Clínica Baviera cuenta con dos divisiones: un área especializado en oftalmología y otro área de estética. “La división oftalmológica supone el principal negocio de la compañía y representa el 84% de los ingresos del grupo”, señala Pérez, quien recuerda que actualmente hay 40 clínicas en España, 16 en Europa y los tratamientos cubren un amplio rango de tratamientos para todas las patologías oculares, tratamientos para la cirugía intraocular y otro tipo de tratamientos que incluyen consultas generales”. La división de estética cuenta con 13 cínicas bajo el nombre de “Clínica Londres”. “Estamos presentes en Europa con 16 clínicas, 9 en Alemania, cuatro en holanda 1 en Austria y 2 en Italia”, apunta. Un mercado que representa para la compañía “más del 16% de la facturación y cada día está ganando más peso”.

Problemas a los que se enfrenta

La situación macroeconómica en España es el principal enemigo de Clínica Baviera, no obstante, es “en estos momentos de debilidad cuando surgen las mejores oportunidades para las compañías que están mejor preparadas”. Por ello, ahora “es el momento en el que nosotros podemos consolidarnos como la compañía oftalmológica de referencia en España con una cuota de mercado superior al 30% y como líder europeo”. Sin embargo, Pérez niega que estén abiertos a operaciones corporativas, “aunque no descartamos que podamos recibir ofertas”.