Habrá quien no se haya sorprendido en absoluto, pero lo cierto es que la suspensión de cotización esta mañana de Pescanova sorprende. Siendo una de las ‘opables’ más nombrada por los analistas, ahora resulta que podría encontrarse en la previa a un concurso de acreedores ante lo que fuentes del mercado califican de “un radicalismo brutal” por parte del Consejo de Administración. Eso sí, su figura técnica es incuestionablemente alcista –salvo catástrofe. 

Primero los hechos. Pasadas las 23:30 horas de este jueves, Pescanova comunicaba a la CNMV a través de un hecho relevante que “ante la incertidumbre” que existía sobre la entidad “por el momento” optaban “por no formular las cuentas anuales” salvo “dos condiciones: la venta de activos de cultivo de salmón”, en relación con la filial del grupo en Chile, y “la renegociación de la deuda” mentando ya a la “Ley Concursal”.

En ese mismo comunicado, la compañía instaba a la CNMV sobre la “conveniencia” de suspender de cotización la acción ante la incertidumbre que pudiera generarse.

Carlos Ladero, analista de Wallwood Spain, destaca la falta de comunicación que se está produciendo por parte de Pescanova ante una situación “inesperada” y de la que no se conocen más datos. En la previa a lo que podría ser un “concurso de acreedores”, manifiesta, Ladero considera “curiosa” la dimisión de uno de los consejeros hace unas semanas así como “la venta del 1,5% de la participación que otro consejero tenía de Pescanova. Hablamos de una venta de insiders que, desde luego, mosquea… El protagonista fue Alfonso Paz-Andrade, ex consejero delegado de Pescanova y presidente de Ibercisa, que se desprendió el pasado 14 de febrero de 120.000 acciones, el 0,5% del total de los títulos de la empresa, por un valor de 16,867 euros, por lo que el precio de venta alcanzó los 2.024.000 euros.

Desde el punto de vista técnico, Roberto Moro, analista de Apta Negocios, asegura que “sigue teniendo buena pinta. Cada vez que corrige lo hace mínimamente”. En la jornada de este jueves los títulos de Pescanova cotizaban a 17,40 euros al cierre del mercado “tras subir un 4%”, comenta Ladero. En lo que va de año se ha revalorizado más de un 24%. “La zona de 18 euros que es donde se ha parado a finales de la semana pasada y principios de esta y eso es el 0,618 de caída proporcional. Si es capaz de cerrar por encima de 18 euros, sólo tiene como objetivo la zona de 21 euros”.

Ahora bien, apunta Moro, “si se va a buscar la corrección que hasta ahora no ha tenido, debería irse a la zona de 16 y la zona de pistoletazo de salida para las ventas en la zona de 16,40 euros”.