La tasa de paro de España, el país europeo en el que más pronto se trasladó la crisis sobre el empleo, llegará al 19% este año y podría alcanzar el 21% en 2010, según las previsiones del informe mensual de la agencia de calificación Standard & Poors. El informe explica que el alza del desempleo español causa preocupación por sus efectos sobre el gasto del consumidor, y subraya que este elevado incremento es aún mas sorprendente teniendo en cuenta que el crecimiento de la población activa está disminuyendo con toda probabilidad, porque la recesión está frenando los grandes flujos migratorios del pasado.