Los contratos a futuro sobre el oro avanzaban levemente el martes temprano tras ceder sus ganancias de la madrugada debido a la disminución del apetito por el riesgo. Los inversionistas se mostraban menos interesados en activos de mayor riesgo en medio de temores por la deuda soberana griega y la recuperación económica en Alemania. Hace unos momentos, el contrato sobre el oro a febrero subía 3,40 dólares a 1.130,90 dólares la onza en la división Comex de la New York Mercantile Exchange.