Oracle, uno de los mayores fabricantes de programas y aplicaciones informáticas del mundo, ganó 3.702 millones de dólares en los nueve primeros meses de su ejercicio fiscal, lo que supone un aumento del 6 por ciento respecto al mismo lapso del periodo anterior. La firma de software detalló que la facturación en esos meses aumentó el 8% y alcanzó los 16.391 millones de dólares, al tiempo que sorprendió con su anuncio de que por primera vez repartirá dividendo. Sólo en el tercer trimestre de su ejercicio fiscal (diciembre-febrero) el beneficio cayó el 1%, para quedar en 1.329 millones de dólares, pese a que la facturación avanzó un 2% y alcanzó los 5.453 millones.
Estos resultados superaron las previsiones de los analistas, que creían que la compañía se vería más afectada por la crisis económica internacional y, aunque los títulos de Oracle subieron durante la sesión de hoy un 2,8%, en las operaciones electrónicas que se cerraban después de la publicación de las cuentas avanzaban otro 6,7%.

En estas subidas bursátiles también influyó sobremanera el hecho de que la firma anunciara que por primera vez va a repartir dividendos entre sus accionistas. La retribución será de 5 centavos por acción y se empezará a abonar a partir de mayo.

Este alarde sorprendió a los inversores, que también vieron cómo la compañía advertía de que en los próximos meses la fortaleza del dólar previsiblemente seguirá afectado a su beneficio neto, que en el último trimestre ya quedó recortado en 5 centavos por acción sólo por el efecto del tipo de cambio.

"Estamos compitiendo de forma más eficaz en todas las áreas de negocio", afirmó el responsable ejecutivo de Oracle, Larry Ellison, para explicar el avance de las cuentas de la compañía y la decisión de empezar a repartir dividendos.