La firma automovilística alemana Opel elevó sus matriculaciones en España un 41,9% durante el pasado mes de agosto, lo que le permitió elevar su cuota de penetración hasta el 9,1% y situarse como la segunda marca más vendida del país.