El director general corporativo del grupo constructor OHL, Luis García Linares, aseguró que la crisis que afecta al sector inmobiliario residencial no remitirá hasta que el mercado "digiera" el excedente de vivienda construida, proceso que no cree termine antes del 2010. Preguntado por las dificultades que atraviesa el sector, durante la presentación de la Memoria de Desarrollo Sostenible 2007 de OHL, el directivo de la compañía explicó que en los últimos años se han construido viviendas por encima de la demanda real, lo que ha dado lugar a un "stock" cuyo número exacto no se conoce, pero que podría estar entre 500.000 y 1.000.000 de inmuebles.
García Linares consideró que si la edificación residencial, que cae alrededor del 30%, supone el 35% de la actividad total constructora, entonces cabe deducir que la contracción de sector de la construcción está siendo de alrededor del 10%, lo que podría acarrear una caída de 2 puntos en el PIB, si bien matizó que éstos son "números muy gruesos". A pesar de la situación, OHL no se siente afectada por la crisis inmobiliaria, dado que desde 2002 mantiene una estrategia centrada en las concesiones y de la que ha sido excluida la edificación residencial, que en 2007 aportó menos del 2% del resultado bruto de explotación (EBITDA). No obstante, García Linares reconoció que la crisis económica general afecta "a todos", si bien consideró que la situación de OHL es mejor que la de muchas otras empresas del sector, ya que es la que menos deuda tiene y a más largo plazo, además de no necesitar refinanciar su endeudamiento total como le está ocurriendo a otras empresas del sector.