El indicador compuesto avanzado de la OCDE para sus países miembros retrocedió un mes más en mayo, lo que ilustra un nuevo debilitamiento de las perspectivas de crecimiento, mientras hay signos de expansión de la economía china. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha anunciado hoy que el indicador para sus 30 países retrocedió cinco décimas en mayo respecto a abril y se quedó en 97,2 puntos, lo que significa que en doce meses ha perdido 4,6 puntos. El descenso fue de la misma magnitud para la zona euro en mayo, con cinco décimas menos y un nivel de 96 puntos (un retroceso de 4,6 puntos en un año), por debajo de los 100 puntos que marcan la media a largo plazo.
Dentro de los países del G7, durante ese mes bajaron Canadá (ocho décimas a 96,1 puntos), Francia (seis décimas a 95,2), Reino Unido (cinco décimas a 97,9), Alemania (cuatro décimas a 99) y Estados Unidos (cuatro décimas a 97,7). Por el contrario, en mayo subieron Japón (cinco décimas a 95,2 puntos) e Italia (dos décimas a 95,6 puntos), aunque la tendencia para ambas sigue siendo como para las demás de ralentización. El indicador, que da cuenta de inflexiones por adelantado de la coyuntura, experimentó un alza de dos puntos en mayo para China, que se elevó así hasta 105,8 puntos, 1,2 puntos más que doce meses antes. Brasil avanzó una décima en mayo, pero con 104,1 puntos sigue por debajo del valor al que se encontraba un año antes (1,6 puntos menos).