El banco hipotecario británico Northern Rock, el primero intervenido por el Gobierno de Reino Unido en la crisis de 2008, experimentó buenos progresos durante 2009 al registrar un fuerte recorte en sus pérdidas anuales cifradas en 257,4 millones de libras (282,1 millones de euros). El dato revelado hoy por Northern Rock, que dio a conocer sus resultados financieros correspondientes al ejercicio del pasado año, mostró una llamativa disminución con relación a las pérdidas anuales que registró la entidad en 2008, y que entonces alcanzó los 1.360 millones de libras (1.491 millones de euros).