El banco británico Northern Rock, en crisis desde hace tres semanas, ha vuelto a pedir prestado al Banco de Inglaterra otros 2.900 millones de libras (unos 4.200 millones de euros). De esa forma, la deuda total que tiene ahora el Northern Rock con el banco emisor asciende a casi 11.000 millones de libras (unos 15.900 millones de euros), cantidad que equivale a un 45 por ciento de los depósitos que tenía la entidad al final de junio pasado. La publicación de que el Banco de Inglaterra concedió un crédito de emergencia ilimitado a la entidad dio lugar a una caída del 75 por ciento en el valor de sus acciones y a largas colas de clientes frente a las oficinas para sacar sus depósitos.