El fabricante finlandés de teléfonos móviles ha cerrado 2009 con un beneficio neto de 260 millones de euros, cifra que supone un descenso del 93,3% respecto al año anterior. La facturación ha caído un 19%, hasta 40.984 millones de euros.