Nokia ha abandonado sus planes de ampliar su servicio de juegos a su antiguo pero muy popular modelo N73, indicó el lunes un portavoz de la empresa. La compañía prometió el año pasado que añadiría "pronto" el servicio de juegos al 'smartphone' (un teléfono con funciones similares a las de un ordenador sencillo) más vendido del mundo, pero ahora ha decidido no hacerlo debido a la limitada capacidad de computación del aparato. Nokia ha vendido unos 20 millones de N73 en el mundo.