Nintendo consolidó su liderazgo al frente del negocio de los videojuegos en Japón en el 2006, por delante de sus rivales directos, Sony y Microsoft, gracias al desarrollo de software de aprendizaje para su consola portátil. Nintendo copó el año pasado el 71,3% del mercado de los videojuegos en Japón, mientras que Sony se quedó con el 27,2% y Microsoft con el 1,4%.