El aumento de la deuda autonómica es visto como un mal endémico por la agencia de calificación Moody's.

El desequilibrio del 1,2% del PIB registrado por las comunidades autónomas en los seis primeros meses del año, alcanzado prácticamente así el 1,3% previsto para todo 2011, refleja la "incapacidad" de los gobiernos regionales para frenar el gasto y afrontar sus déficit estructurales, lo que afecta negativamente al 'rating' del conjunto del país, ha advertido la agencia de calificación Moody's.

Las comunidades autónomas españolas cerraron el primer semestre del año con un déficit de 13.066,49 millones, el 1,20% del PIB. Moody's opina que "el Gobierno central, como ya hizo el año pasado, tendrá que compensar los pobres resultados financieros de las regiones sobrepasando su propio objetivo de déficit para cumplir el límite del 6%".

La agencia, incluso, cree que muchas serían incapaces de no desviarse del límite del 1,3 por 100 del PIB exigido aunque pongan en marcha nuevas medidas de ajuste.