La Comisión Europea cree que España no cumplirá con el plan de ajuste, de acuerdo las previsiones de las cuentas públicas que anunció hoy.

Según sus cálculos, el déficit español será del 6,3% del PIB este año y del 5,3% del PIB el que viene. Bruselas pide a España que controle el déficit y la deuda de los gobiernos autonómicos y que adopte las medidas adicionales de ajuste a las que se ha comprometido.

Bruselas se ha mostrado "favorable" en líneas generales a la senda de ajuste prevista por España, pero hizo ciertas sugerencias para garantizar que cumple los objetivos, según su informe anual sobre la situación y la sostenibilidad de las finanzas públicas en los países de Unión Económica y Monetaria.

En líneas generales, la CE se muestra positiva con el caso español y considera que el programa de estabilidad para 2011 y 2012 es "favorable" y la senda de ajuste marcada es "apropiada" para lograr situar el déficit por debajo del 3% del PIB en 2013 y en el 2,1% en 2014.

El balance estructural está previsto que mejore de media el 1,5% del PIB entre 2010 y 2013, de acuerdo con las recomendaciones comunitarias, y un 0,3% adicional del PIB en 2014, mientras que la deuda se espera que pase del 60,1% del PIB en 2010 al 69,3 % en 2013 y que caiga ligeramente en 2014.

El déficit de las comunidades

Reconoce, no obstante, que existen riesgos en términos de consolidación por las asunciones macroeconómicas y en relación a los objetivos presupuestarios a escala regional.

"Las regiones suponen una gran parte del gasto público total y 9 de las 17 (comunidades autónomas) excedieron sus objetivos fiscales en 2010", reconoce la CE, que tranquiliza al respecto al recordar que España ya ha reforzado los mecanismos de control de deuda y déficit necesarios y se ha comprometido a adoptar medidas adicionales si fuera necesario.

Bruselas insiste en poner en marcha la estrategia presupuestaria pensada para 2011 y 2012 y corregir el déficit excesivo en 2013 en línea con las recomendaciones del Consejo en el procedimiento de déficit excesivo.

Además, anima a España a que aproveche cualquier oportunidad, incluida la mejora de las condiciones económicas, para acelerar la reducción del déficit y que establezca medidas concretas para apuntalar los objetivos para 2013 y 2014, llamados a rebajar la elevada tasa de deuda y garantizar un progreso adecuado hacia objetivos a medio plazo.

Medidas necesarias

La Comisión pide a España también que mantenga el crecimiento del gasto público por debajo de la tasa de crecimiento del PIB a medio plazo, mediante la introducción, ya prevista, de una norma obligatoria sobre el gasto a todos los niveles de gobierno.

Es partidaria igualmente de que se adopte la reforma de las pensiones propuesta para retrasar la edad de jubilación y aumentar el número de años sobre los que se calculan las pensiones, así como la revisión de los parámetros de los planes de jubilación en línea con los cambios en la esperanza de vida.

En cuanto al sistema fiscal en España, la CE considera que podría ser más eficaz si se centrase en el consumo en lugar de en la mano de obra y se adoptasen, por ejemplo, impuestos medioambientales a la vez que se desarrollan planes de consolidación fiscal.