La agencia internacional Moody's ha concedido al Banco de Valencia la calificación de "Prime - 1" para las emisiones financieras a corto plazo, lo que significa "Capacidad Superior", y "A2" a largo plazo, "Alta Calidad Crediticia", informaron fuentes de la entidad bancaria. Además Moody's apunta en su análisis una mejora de la liquidez, de la rentabilidad y de la calidad de los activos de la entidad bancaria valenciana durante los últimos doce meses. Esta calificación, concedida por segundo año consecutivo, se une a la que, a finales de julio, otorgó la agencia FITCH -por séptimo año consecutivo- que era "F1" a corto plazo, lo que supone "Alta Calidad Crediticia" y "B" en su perspectiva individual, lo que significa "Banco Fuerte".