Los ministros de los países miembros de la Agencia Internacional de la Energía se comprometieron el jueves a reducir en un mínimo del 80% las emisiones de dióxido de carbono de los países desarrollados y a reducirlas a la mitad a escala mundial antes de 2050, indicó la organización.