Microsoft comienza la sesión disparado más de un 12% después de presentar resultados ayer, ganando 4.300 millones de dólares, muy por encima de lo previsto. Con estas subidas, las acciones de Microsoft se mueven ahora entorno a los 36 dólares, precios que se desconocían desde mediados del año 2001.