Mexico ha decidido adjudicar cinco concesiones de carreteras por un valor de 21.500 millones pesos (aproximadamente 1.560 millones de dólares) hasta final de año. Unas concesiones que incluyen tres paquetes de careteras existentes que el gobierno tomó de manos privadas tras la crisis financiera de 1995.