Merrill Lynch ofrecerá comprar 12.000 millones de dólares en valores fijados mediante tasas de subastas, o ARS, en manos de sus clientes. Esta medida pondría fin a cinco meses de paralización de este tipo de valores complejos, que se creía eran tan seguros como el dinero en efectivo. Merrill señala que desde que comenzó la crisis, cuando las subastas fracasaron en febrero, ha liquidado el 40% de los ARS en posesión de sus clientes. La compañía informa que no espera que su relación de capital, liquidez o desempeño financiero se vea afectado.
"Nuestros clientes han sido atrapados por una crisis de liquidez sin precedentes", dijo John Thain, titular de la junta y presidente ejecutivo de Merrill. "Estamos resolviéndolo dándoles la opción de que nos vendan sus posiciones". Merrill señaló que la oferta abarca a 30.000 clientes que tienen valores municipales de fondos con número de acciones fijos y préstamos estudiantiles, fijados mediante tasa de subastas. La compañía los recomprará a valor par.