Fannie Mae anunció el viernes unas pérdidas netas de 2.300 millones de dólares en el segundo trimestre, equivalentes a 2,54 dólares por acción, frente a los números rojos de 68 centavos por títulos que esperaban de media los analistas consultados por Thomson Reuters. Operativamente, el margen de intermediación alcanzó los 2.060 millones de dólares y los ingresos subieron un 46% a 4.000 millones, pero las provisiones por pérdidas por morosidad y embargos, de 5.300 millones de dólares, provocaron las pérdidas trimestrales.
En el mismo periodo de 2007, Fannie Mae perdió 1.940 millones de dólares o 1,86 dólares por acción, mientras el margen de intermediación había sido de 1.190 millones. Además, la compañía redujo de manera drástica su dividendo trimestral de 35 a 5 centavos por acción con el fin de mantener el capital en 1.900 millones de dólares hasta 2009. El grupo de préstamos hipotecarios espera que en 2008 se toque techo en lo relacionado con amortizaciones. Las acciones de Fannie Mae cerraron ayer en 9,95 dólares y en los últimos doce meses han perdido en bolsa un 83%.