Merrill Lynch ha pronosticado que la economía española sufrirá con mayor fuerza a lo largo de 2008 los efectos de las turbulencias financieras al igual que la recesión prevista para Estados Unidos, aunque considera que España cuenta con margen suficiente para afrontarla mejor que otros países de la Unión Europea. Respecto a los países que están mejor preparados para afrontar esta situación, Merrill destaca a España y Alemania. Entre los que lo pasarán peor y tendrán que lidiar con mayores dificultades sitúa a Francia e Italia.