Mañana finaliza la ampliación de capital de 1,000 millones de euros con la que Banco Santander abonará el dividendo a sus acconistas dentro del programa "Santander Dividendo Elección".
El viernes acabó el periodo de negociación de los derechos y la compra por parte del banco de todos aquellos que correspondían a los accionistas que prefirieron el cobro en efectivo. De este modo, el miércoles 3 cobrarán los que prefirieron dinero en efectivo, mientras que aquellos que hayan solicitado tener nuevas acciones las tendrán el día 8.

Esta es la segunda ocasión en la que el Santander propone a sus accionistas la posibilidad de cobrar en acciones uno de los dividendos. El año pasado, más del 80% de los accionistas aceptaron la oferta, aunque esto supone que la entidad tenga que ampliar capital para atender estas peticiones.

Con este sistema los accionistas tienen derecho a recibir un nuevo título de la entidad por cada 78 acciones antiguas si optaban por cobrar en valores en lugar de efectivo el dividendo. Además, los actuales accionistas recibirán por cada título un derecho de asignación gratuita, que ha cotizado desde el 15 de octubre hasta mañana.

En ese periodo los accionistas han podido intercambiar sus derechos durante el tiempo de negociación o bien, al finalizar ese plazo venderlos al Santander.

De esta forma, incluso un mismo accionista puede optar por cobrar una parte de sus dividendos en efectivo y otra en nuevos títulos, ya que ambas fórmulas son compatibles.