La aerolínea alemana Deutsche Lufthansa ha reiterado su optimista perspectiva financiera para 2008, pero advirtió que los costes de explotación en el primer trimestre crecieron de forma brusca espoleados por la subida del precio de los carburantes. De hecho, los costes de combustible ascendieron a 1.070 millones de euros en el primer trimestre del año, frente a 752 millones de un año antes. Sin embargo, los efectos positivos de las divisas -el combustible está valorado en dólares y la divisa estadounidense se ha debilitado frente al euro- y la cobertura del precio del carburante ayudaron a contrarrestar algunos de los recientes incrementos.
Lufthansa aseguró que los efectos de las divisas redujeron los costes adicionales del combustible en 97 millones de dólares y la cobertura del fuel en 131 millones de euros en los tres meses hasta el 31 de marzo. Lufthansa apuntó que los costes operativos en el primer trimestre repuntaron un 19,1% a 5.970 millones de euros. Lufthansa elevó su proyección de costes de carburante para 2008 y ahora prevé un cargo de 5.260 millones de euros frente a los 5.860 millones un año antes. Cuando Lufthansa presentó el mes pasado sus resultados de 2007, la compañía preveía que los costes de 2008 subirían sólo hasta 4.900 millones de euros. Además, Lufthansa ratificó que prevé un aumento del beneficio operativo y de las ventas en 2008, desafiando los temores ante los precios récord del crudo y la desaceleración del crecimiento económico mundial, que podría pasar factura a la demanda de viajes en avión. Lufthansa anunció a última hora del jueves que su beneficio neto en los primeros tres meses de 2008 cayó casi un 90% a 57 millones de euros respecto a los 554 millones del mismo periodo del año anterior debido a que las cifras comparables de 2007 se vieron hinchadas por una plusvalía de 500 millones. No obstante, la cifra fue superior a las previsiones de los ocho analistas consultados por Dow Jones Newswires, que estimaban en promedio una cifra de 43 millones de euros. Además, Lufthansa batió las expectativas del mercado al presentar un beneficio operativo de 188 millones de euros, muy por encima de los 36 millones del periodo correspondiente de 2007, gracias sobre todo a la consolidación de su filial Swiss International. La positiva perspectiva y los sólidos resultados de Lufthansa impulsaban a sus acciones el viernes.