El fabricante sueco de equipos de telecomunicaciones Ericsson ha presentado hoy un beneficio neto de 2.600 millones de coronas suecas (279 millones de euros) en el primer trimestre de 2008, un 54% menos que hace un año. La ganancia bruta bajó un 56% hasta los 3.700 millones (397 millones de euros) y el beneficio neto de explotación (EBIT), un 58% hasta los 3.500 (376 millones de euros). El balance, que superó las expectativas de los analistas, incluye los gastos en costes de reestructuración realizados en el primer trimestre del año. La compañía ha llegado a disparse en la bolsa sueca más de un 20 por ciento, lo que supone su mayor subida en 6 años.
Las ventas de la firma sueca subieron un 5% y alcanzaron los 44.200 millones (4.743 millones de euros) por el buen comportamiento del mercado norteamericano, con un crecimiento del 39%, y a pesar del mal resultado en Europa, con un descenso del 7%. El "cash-flow" (flujo de caja) de actividades operativas ascendió a 4.700 millones (504 millones de euros), un 3% más. "Nuestros negocios funcionaron bien en este trimestre, teniendo en cuenta la situación del mercado y la bajada del dólar. Consideramos prudente prever que el mercado para infraestructura de móviles no crecerá en 2008", señaló en un comunicado el presidente y director ejecutivo de la firma, Carl-Henric Svanberg. Svanberg añadió que los planes de reducción de gastos iban según lo previsto y que en este trimestre se habían efectuado recortes por 800 millones de coronas (86 millones de euros), del total de 4.000 (429 millones de euros) fijados para 2009.