Los nuevos créditos concedidos por las entidades financieras a los hogares en mayo, que incluyen préstamos a vivienda, al consumo y para otros fines, se desplomaron un 24% respecto al mismo mes de 2008, con un importe total de 12.780 millones de euros, según datos del Banco de España. Los nuevos préstamos a las empresas también descendieron en mayo, aunque en menor medida, ya que retrocedieron sólo un 5,8%, hasta los 71.164 millones de euros. Asi el drástico descenso de la financiación con la que comenzó el año persiste y, previsiblemente, se agudizará a lo largo del ejercicio.