Sin sorpresas. El BCE mantuvo los tipos de interés en el 1%, anunció que en julio iniciará la compra de hasta 60.000 millones en bonos para aliviar la situación de la banca, pero también redujo drásticamente sus estimaciones de crecimiento y las ventas ganaron el asalto, en una jornada en la que la volatilidad reinó desde primera hora de la mañana. Al final, el Ibex-35 perdió un 0,11% hasta los 9.454 puntos con todos los blue chips en negativo, salvo el Santander(+0,5%), y con Telecinco(3,5%) como claro ganador. El resto de Europa logró esquivar las ventas, aunque no sin esfuerzo. El euro cerró en los 1,41 dólares y el crudo cotizó en los 68 dólares/barril.
Los inversores se las prometían felices después de las caídas del miércoles; pero el conato de vuelta se impuso y finalmente las ventas regresaron al parqué en una sesión marcada por la elevada volatilidad. El mercado descontaba que el Banco Central Europeo mantendría los tipos de interés en el 1% como finalmente sucedió, esperaba que su presidente, Jean Claude Trichet, explicara los detalles de su novedosa medida de monetización de deuda y así fue, pero la drástica rebaja de previsiones sorprendió y los fantasmas sobrevolaron los principales parqués de la vieja Europa. Trichet adelantó que la economía de la zona euro podría contraerse hasta un 5,1% este año, mientras que las esperanzas de recuperación para 2010 no son tan sólidas como se preveía de hecho el organismo prevé un PIB de entre el -1% al 0,4%. En cualquier caso, el BCE cruzó el umbral de la ortodoxia monetaria y la decisión de comprar hasta 60.000 millones de bonos garantizados a partir de julio par apoyar a la economía y, en particular, al sector bancario no está exenta de mérito. Con todo el Ibex-35 cayó un 0,11% hasta los 9.454 puntos.

Gráfico Ibex-35
Gráfico Ibex-35


Los inversores decidieron recoger los beneficios generados durante las últimas jornadas y Técnicas Reunidas se convirtió en el farolillo rojo del selectivo, con una caída superior al 3,7%. Tampoco lo hicieron mucho mejor las compañías ligadas al ladrillo, especialmente FCC, que cayó un 2,3% y Sacyr Vallehermoso, que perdió un 2,12%, en la jornada en la que el consorcio en la que participa a través de su filial portuguesa fue precalificada para la construcción del terminar aeroportuario para contenedores de un puerto de Brasil y cuyo presupuesto asciente a casi 180 millones de euros. Ferrovial retrocedió un 1,35%.

Entre los pesos pesados sólo el Banco Santander logró salvarse de la criba. La entidad cántabra, que estaría preparando una emisión de participaciones preferentes por valor de 2.500 millones de euros, escaló un 0,53%. Su principal rival, el BBVA, cayó un 0,7%, el día en que Credit Suisse rebajó su precio indicativo hasta los 10,25 euros desde los 10,83 euros, reiterando una recomendación de neutral. Iberdrola cedió un 0,3% y Repsol YPF retrocedió un 0,25%, a pesar de que mostró signo positivo durante gran parte de la sesión al calor del ligero repunte del precio del crudo. Telefónica se dejó un 0,20%.

Entre los avances, Bankinter y OHL sumaron más de un 1,5%, mientras que el holding empresarial de La Caixa, Criteria, recuperó un 2,27%. Sin embargo, Telecinco ocupó la parte más alta del podio y con suficiente superioridad. Ganó un abultado 3,55%.

De hecho el sector audiovisual protagonizó las mayores alzas de nuestra renta variable. No en vano, y ya fuera del selectivo, Prisa sumó casi un 14%, después de que se publicara que ha reanudado los contactos con la productora catalana Mediapro para crear un holding que aglutine su negocio audiovisual. Una noticia que, no obstante, Mediapro se apresuró a desmentir. Por otra parte, Antena 3 avanzó un 10,22%. Alzas próximas al 9% para Fluidra y Duro Felguera, tras la consecución de un contrato en Venezuela para la construcción de una central de ciclo combinado por algo más de 1.500 millones de euros. Adolfo Domínguez volvió a desfilar con sus mejores galas y avanzó un 7,8% y ya acumula una revalorización próxima al 40% en sólo una semana. Con avances mucho más moderados vimos a Zardoya Otis, que sumó un 0,5%, en la jornada en la que anunció que realizará una ampliación de capital liberada en la que repartirá una acción nueva por cada veinte antiguas.

En el lado de los recortes, Jazzztel perdió un 5,45%, Metrovacesa que se dejó un 4,5% y en torno al 4% cayeron los títulos de Sos Cuétara y Funespaña. Además, Amper, que prevé un crecimiento de dos dígitos en ingresos para el año en curso, y Dinamia, que aprobó el pago de un dividendo de 0,7 euros por acción, cedieron cerca de medio punto porcentual. 

En el resto de Europa, las órdenes compradores lograron mantener el tipo, aunque no sin esfuerzo. Así el Cac40 de Paris sumó un 0,07% hasta los 3.312 puntos, el FTSE 100 de Londres ganó un 0,08% hasta los 4.386 puntos, mientras que el Dax alemán recuperó un 0,20% hasta los 5.064 puntos y el Eurostoxx50 partirá mañana desde los 2.487 puntos tras ganar un 0,15%.