Durante la última semana los inventarios de petróleo de Estados Unidos repuntaron en 2,9 millones de unidades, en línea con lo previsto por los expertos. Tras conocer los datos del Departamento de Energía el crudo West Texas, la referencia estadounidense, modera las subidas y se revaloriza un 1,1%, hasta 83,33 dólares el barril.