Este lunes la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) informará sobre las posiciones cortas o bajistas expuestas a las compañías cotizadas en la bolsa española. DIA con total seguridad seguirá siendo la compañía más presionada por los fondos que se benefician de las correcciones bursátiles. El 21,53% del capital de la cadena de supermercados está controlado por los bajistas, lo que supone su mayor participación desde noviembre de 2017.

Los fondos bajistas toman prestadas acciones de inversores de la compañía, con la idea de que el precio va a bajar y así comprar en un futuro las acciones a un nivel más bajo o devolver a su legítimo dueño los activos. Los bajistas ganan la diferencia entre el precio al que venden los activos y el precio que se pagó para comprarlos.

La segunda compañía más acechada por los ‘hedge funds’ es la constructora OHL con 9,17% de bajistas en su accionariado. En la inmobiliaria Neinor Homes controlan un 8,58%, en Cellnex Telecom un 8,06% y en Técnicas Reunidas un 7,45%. En la última actualización de datos que realizó la CNMV destacó también el avance de los bajistas en Bankia hasta máximos históricos con una posición del 4,86% de las acciones de la entidad que lidera José Ignacio Goirigolzarri.

Pero más allá de los bajistas, ¿qué están haciendo los ‘accionistas significativos’ de estas compañías, los llamados ‘insiders’? ¿Compran, venden? En el caso de DIA, su mayor accionista el ruso Mikhail Fridman acumula pérdidas de alrededor de 300 millones desde que entró en la compañía de distribución alimentaria en agosto de 2017 a través de su vehículo de inversiones LetterOne.

 

 

En enero alcanzó el 25% de las acciones de DIA y descartó una OPA en ese momento, aunque tras la salida del consejero delegado Ricardo Currás los rumores de compra volvieron a sonar con fuerza. La estrategia de hacerse con la compañía a precio de saldo sigue en el horizonte, ya que la compañía se desploma un 53% en lo que va de año. Informes del Banco Sabadell descartan esta OPA, al menos, hasta el próximo año.

La misma visión aportan los analistas de Renta 4 sobre la OPA de Fridman. "Esta posibilidad parece descabellada hasta enero, ya que el inversor ruso no puede lanzar una OPA por un valor inferior a una compra efectuada en esa misma empresa en los doce meses anteriores, por lo que si quisiera lanzarla antes de enero, cuando se comunicó el incremento de participación del 15% de la empresa, lo tendría que hacer a más del doble de los niveles actuales. En todo caso es presumible que una hipotética operación corporativa tendría que tener cierto atractivo, teniendo en cuenta el relativamente bajo capital flotante con el que cuenta".

En el caso de su segundo mayor accionista, el banco de inversión estadounidense Goldman Sachs, ha ido incrementando su posición en DIA en el mes de julio hasta controlar ahora el 14,53% de las acciones. Sin embargo, el banco sólo controla el 2,7% de las acciones de forma directa y hasta un 11,77% a través de instrumentos financieros derivados como swaps o CFD. Esta práctica es habitual en el sector, además Goldman Sachs está rentabilizando su posición en la compañía cediendo sus acciones a los fondos bajistas, por lo que está haciendo ‘caja’ del mal momento de DIA en el Ibex 35.

Algo parecido también está haciendo el fondo soberano de Noruega, Norges Bank, que en el mes de agosto elevó su apuesta por DIA hasta el 5,4%, y controla el 2,57% a través de derivados. En abril el banco francés Société Générale elevó su participación hasta el 4,88%, 3,17% a través de derivados.

Villar Mir vende el 12% de OHL

En OHL, sin embargo, la familia Villar Mir lleva un tiempo realizando importantes desinversiones. En junio Inmobiliaria Espacio, la sociedad que controla la compañía constructora, vendió un 12% de las acciones por 97,85 millones de euros, a razón de 2,85 euros por título, con un descuento del 9,8% sobre el precio de mercado. Grupo Villar Mir, que su vez controla Inmobiliaria Espacio, sigue manteniendo una posición en OHL del 38,3%.

 

Juan Miguel Villar Mir, máximo accionista de OHL.

 

La misma estrategia ha seguido el fondo estadounidense Invesco al vender un 0,5% de su participación el 31 de agosto por unos 5,7 millones de euros, por lo que pasa a controlar un 1,95% del capital de la constructora. El fondo británico Hengistbury también ha ido deshaciendo posiciones en la compañía durante este mes agosto hasta el 2%, todos ellos a través de derivados (CFD).

El segundo mayor accionista de OHL en este momento es la gestora del Banco Santander, Santander Asset Management, que en junio alcanzó el 5,9% de las acciones de OHL, de las cuales el 3,3% corresponden al fondo ‘estrella’ de la firma el Santander Small Caps España que gestiona Lola Solana.

Neinor Homes, la compañía de los fondos extranjeros

Neinor Homes es la tercera empresa más acechada por los bajistas y también la inmobilaria en la que el fondo oportunista Lone Star hizo caja en los momentos de mayor declive del ladrillo español. En diciembre de 2014, el fondo de Dallas desembarcó en España en plena crisis financiera y le compró la mitad del ladrillo a Kutxabank por 930 millones de euros. En enero de 2018, Lone Star salía del capital de la inmobiliaria con unas plusvalías de 1.360 millones de euros después de sacar al mercado a la compañía en marzo de 2017. Lone Star busca ahora repetir el ‘pelotazo’ inmobiliario tras comprarle a CaixaBank el 80% de su exposición inmobiliaria por 7.000 millones de euros.

En abril, el fondo israelí Adar Capital amplío su participación en la inmobiliaria hasta el 28,6%, lo que le deja a un 1,4% de tener que lanzar una OPA por Neinor Homes. El fondo británico Portsea Asset Management entró en el capital de la inmobiliaria con el 3,26% del capital el 29 de agosto, un porcentaje que tomó de forma indirecta a través de 'equity swaps'.

El resto de accionistas significativos de Neinor son grandes fondos y bancos como el suizo Julius Baer (6,27%), seguido de Bank of Montreal con el 5,2% de las acciones y la sicav domiciliada en Luxemburgo Kairos Capital con el 5%, según consta en los registros de la CNMV.

Cellnex, del radar de la Caixa al 29,9% de los Benetton

El último gran movimiento accionarial en Cellnex ha sido la entrada en el accionariado este mes de agosto del fondo de pensiones de Canadá, Canada Pension Plan Investment Board (CPPIB), que tomó el 3,2% del capital de la operadora de infraestructuras de telecomunicaciones.

Aunque el gran accionista de Cellnex es el holding de inversiones italiano Edizione, que controla la familia Benetton, con el 29,9% de los títulos de la compañía. Cellnex fue parte del plan en la OPA de Abertis por ACS y Atlantia. Abertis colocó un 4,1% de las acciones de Cellnex en junio por 213,2 millones con el objetivos de evitarle una OPA a los Benetton.

La venta de este paquete accionarial forma parte del acuerdo privado alcanzado entre ACS y Atlantia, por lo que concesionaria italiana se comprometía a adquirir el 34% que Abertis tenía en Cellnex. A su vez, en abril Atlantia vendió el 29,9% de Cellnex a Edizione por 1.489 millones de euros. El resto de grandes accionistas son la mayor gestora de activos del mundo Blackrock que tiene un 6% del capital, Criteria Caixa con un 5% y Thereadneedle con otro 5%.

T.Rowe Price entra en Técnicas Reunidas en plena corrección

El fondo estadounidense T.Rowe Price hizo público el pasado 7 de septiembre la compra del 3% de las acciones de Técnicas Reunidas en plena corrección del valor ya que se deja más de un 8% en lo que va de mes. T.Rowe Price controla de manera directa el 2,26% del capital de la compañía de ingeniería y un 0,753% de las acciones a través de derivados.

Curiosamente este verano se conocía que el conocido gestor Francisco García Paramés, presidente de Cobas AM, vendió un 0,5% de las acciones que controlaba en la compañía después de haber aflorado hasta un 3% del capital, el mínimo que exige la CNMV para hacerlo público.

Más allá de estos dos movimientos, los ‘insiders’ de Técnicas Reunidas se mantiene tranquilos desde el pasado año. La familia Lladó son los grandes accionistas de la empresa especializa en la construcción y diseño de infraestructuras para el sector petrolero y gasístico con el 37% de las acciones a través de las sociedades de Aragonesas Promoción de Obras y Construcciones y Araltec. El fondo estadounidense Ariel Investments tiene un 3% de las acciones y otro 3% Franklin Templeton.