Los ingresos tributarios han caído en 14.570 millones de euros en los cinco primeros meses del año, lo que representa un retroceso del 19% respecto al mismo periodo de 2008, hasta situarse en 61.937 millones de euros, según los últimos datos de recaudación recogidos por el Cuerpo Especial de Gestión de la Hacienda Pública (Gestha). La organización atribuyó este descenso al incremento de las solicitudes de aplazamiento y fraccionamiento de los pagos fiscales por parte de los contribuyentes, así como a la fuerte desaceleración de la actividad económica y al aumento de la economía sumergida.