Ante la incertidumbre del mercado global, los barriles de crudo estadounidense bajan más de 1 dólar, con lo que ceden sus ganancias previas ante los temores sobre el ritmo de la recuperación económica mundial y la débil demanda energética.
En la Bolsa Mercantil de Nueva York, el crudo para entrega en agosto , retrocedía 1,26 dólares, o un 1,97%, a 62,79 dólares el barril.