Las empresas españolas esperan como agua de mayo que las rebajas sean la panacea para solucionar la caída del consumo familiar.
Según el secretario general de la Confederación Española de Comercio (CEC), Miguel Angel Fraile, se espera que la facturación en las rebajas de invierno ascienda a 4.000 millones, lo que supondría un aumento entre el 2% y el 6 % respecto al 2010.

Según las previsiones de la Asociación Empresarial de Comercio Textil y Complemetos (Acotex), el comercio textil facturará en la temporada de rebajas de invierno un total de 3.600 millones de euros, lo que supondrá un 20% de sus ventas anuales.