Tras la tempestad llega la calma. Los inversores se muestran prudentes porque los datos macroeconómicos no dan tregua, pero los precios de ganga a los que cotizan muchas compañías animan a algunos valientes a tomar posiciones. La confianza empresarial alemana cae a niveles de 1992 y el Zew se sitúa en -52,4 puntos en junio, mientras el crudo no da tregua y se compra por 134 dólares. A pesar de todo ello, el Ibex 35 logra repuntar un 0,65% hasta los 12.910 puntos, gracias al tirón de los dos grandes bancos: BBVA(+1,27%)-que pretende incrementar su presencia en Asia- y Santander(+1,14%), aunque Abengoa lidera los avances, después de conocerse que su filial Telvent podría adquirir una compañía estadounidense para incrementar su presencia en aquel país. En el continuo, Afirma sigue imparable y suma cerca de un 35%. En el resto de Europa los avances son también moderados, mientras que el euro se cambia por 1,5489 dólares.
El sector financiero se sitúa en la parte más alta de la tabla, en una jornada en la que –de momento- las órdenes compradoras se imponen, a pesar de que las referencias conocidas hasta la fecha no invitan al optimismo. Así, el índice Zew alemán se situó en junio en -52,4 puntos, un dato mucho peor de lo esperado. La balanza comercial europea registró un déficit de 8.700 millones de euros hasta abril, frente al superávit de 600 millones de un año antes. Ahora los inversores estarán muy pendientes de las cifras que publique Goldman Sachs antes de la apertura del mercado neoyorquino y de los datos de construcción y producción de EEUU. Con todo, el Ibex 35 suma un 0,65% hasta los 12.910 puntosGráfico Ibex 35