Wall Street no comienza la sesión con muchas ganas y se decanta por las pérdidas, después de los malos resultados de Bank of America que ponen de manifiesto las consecuencias de la crisis en EEUU. Además, el dato de peticiones iniciales de subsidio de desempleo peor de lo esperado y los resultados de Pfizer también han contribuido a esta caída. Sin embargo la farmacéutica Eli Lilly ha superado las estimaciones en la presentación de las cuentas del tercer trimestre. Los inversores también estarán pendientes al cierre de los resultados del gigante Google y de la reunión de la Fed de Filadelfia. Con todo ello, el Dow Jones de Industriales pierde un 0,19% hasta los 13.865 puntos, el tecnológico Nasdaq opera con un recorte del 0,42% hasta los 2.781 puntos mientras que el S&P 500 cede 0,31% hasta los 1.536 puntos.
Después del cierre mixto de ayer por la preocupación por el alza del petróleo y la situación del mercado inmobiliario, los inversores se decantan definitivamente por las ventas después de los malos resultados empresariales. Por el lado macroeconómico el dato de peticiones iniciales de subsidio por desempleo tampoco ha sido positivo, ya que crecieron en 28.000 durante la semana que terminó el 13 de octubre para totalizar 337.000. El consenso de lo analistas esperaba cifras en torno a 312.000 por lo que el dato ha decepcionado. Según José Luís Martínez Campuzano, estratega Jefe de Citigroup el dato de paro, “ha pesado con fuerza en el mercado y está provocando la caída del dólar y la caída de la rentabilidad a largo plazo, además de pesar en los índices” Las cuentas están decepcionando a los inversores. Así lo ha hecho Bank of Americaque registró unos beneficios netos de 3.700 millones de dólares -82 centavos de dólar por acción- lo que supone un 32% menos que el periodo anterior. El descenso de las ganancias del segundo banco más grande de EEUU se ha producido por el impacto de la situación del mercado crediticio sobre su unidad de banca de inversión. En la apertura la compañía pierde un 0,34% hasta los 50,03 por título. Por su parte Pfizer (-0,3%), se anotó unas ganancias de 761 millones de dólares - 11 centavos de dólar por acción- lo que supone una pérdida del 77% debido a la suma de una pérdida de 2.800 millones de dólares para poner fin a la inversión en su insulina inhalable Exubera, que tuvo muy pocas ventas. Los resultados de la mayor compañía farmacéutica del mundo también fueron presionados por una bajada en las ventas de su tratamiento contra el colesterol Lipitor y por la competencia de genéricos de otros medicamentos de Pfizer Mejor suerte corrió para Eli Lilly. La farmacéutica superó la previsión de los analistas después de ganar 926,3 millones de dólares -85 centavos por acción- en el tercer trimestre frente a los 873,6 millones del mismo período del año pasado. Las ventas alcanzaron los 4.590 millones de dólares, un 20% más que los 3.860 del tercer trimestre de 2006. A pesar dow jones