El importe de los créditos destinados a la adquisición de automóviles registró una caída del 37% en 2009, con un total de 6.324,5 millones de euros, mientras que la morosidad de este sector se elevó hasta el 14,2% al cierre del ejercicio, frente al 8,7% de 2009, según datos presentados hoy por la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (Asnef).