Las ventas de textil de origen chino en España se han reducido más de un 50% en los últimos dos años, como consecuencia de la crisis de consumo, y en algunas zonas, a pesar de sus precios económicos, el cierre de este tipo de negocios alcanza el 30%, según informó a Europa Press el presidente de la Asociación Comerciantes Chinos en España (Acce), Antonio Du. Du indicó que en torno a un 3% de los 150.000 chinos residentes en España regenta un comercio textil, que da empleo a una media de cinco o seis trabajadores por punto de venta, "todos ellos con tarjeta de residencia y cotización a la Seguridad Social".