Los grupos bancarios que operan en España ganaron en el primer trimestre 4.683,2 millones de euros, lo que supone un incremento del 36,4% respecto al mismo periodo del año anterior, informó hoy la Asociación Española de Banca (AEB) en rueda de prensa.
El incremento se produjo en buena medida gracias a las plusvalías conseguidas con extraordinarios y ventas de participaciones, sin las cuales el beneficio hubiera ascendido un 13%, hasta 4.211 millones. Además, el crecimiento de los resultados de la banca estuvo impulsado por los créditos a clientes, que avanzaron un 19,1% y ya suponen algo más de un billón de euros, en concreto 1,069 billones. También siguieron creciendo los depósitos, aunque a menor ritmo, y al cierre del mes de marzo representaban 710.623 millones de euros, un 14,5% más. El margen financiero -la diferencia entre lo que los bancos ganan por sus préstamos y pagan por los depósitos de la clientela- creció un 17,9% en el primer trimestre, hasta los 7.399 millones de euros. Los ingresos netos por comisiones también experimentaron un considerable aumento, del 22,8% respecto al primer trimestre del 2006, hasta representar casi 2.000 millones de euros para el conjunto de los bancos. Estas cifras provocaron que el margen ordinario -los ingresos netos de las entidades- crecieran hasta los 13.951 millones de euros, un 17% más. Frente a la buena marcha de los ingresos, la banca sólo aumentó sus gastos generales a un ritmo del 7,8%, hasta los 2.856 millones de euros, con un ligero aumento de su plantilla del 2,2%, hasta sumar casi 110.000 empleados. En cuanto al número de oficinas, los datos de la AEB señalan que al cierre del primer trimestre eran 15.353, casi un cinco% más que en marzo de 2006. Todo ello permitió que el margen de explotación -el que mejor refleja la evolución del negocio bancario- se elevara un 27,5%, hasta los 7.989 millones de euros. El índice de morosidad de la banca bajó del 0,96 al 0,91% al cierre del pasado mes de marzo, como también bajó el índice de cobertura de los activos dudosos, que cayó del 210 al 209%. En cuanto a la solvencia, la banca aumentó ligeramente el ratio de solvencia BIS, desde el 12,04 hasta el 12,31%, mientras que los recursos propios de primera calidad (TIER 1) los incrementó hasta los 67.054 millones, un 13,6% por encima de los computados en marzo de 2006.