Las ventas minoristas de Estados Unidos se mantuvieron planas en agosto desde el repunte del 0,3% registrado en julio -cifra revisada a la baja desde el incremento del 0,5% calculado inicialmente-.

El dato es peor de lo que habían previsto los analistas consultados por Bloomberg, que esperaban una subida del 0,2%.

Según los datos publicados hoy por el Departamento de Comercio, las ventas excluyendo automóviles -un segmento más volátil- sí se elevaron en el séptimo mes del año. En concreto, ascendieron el 0,1% frente al 0,2% del mes anterior.