Las ventas minoristas de la primera economía del mundo registraron un descenso del 0,1% en julio. El dato ha decepcionado al mercado, ya que se esperaba una mejora del 0,8%.