Las matriculaciones de automóviles en Reino Unido se situaron en 54.359 unidades durante el pasado mes de febrero, lo que se traduce en una reducción del 21,9% en comparación con las cifras del mismo mes del ejercicio precedente, según datos de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes de Automóviles (SMMT por sus siglas en inglés. La patronal de los fabricantes británicos señaló que la cuota de los vehículos diesel durante el mes pasado se situó en el 44,1% para los automóviles de gasóleo, frente al 45% registrado en febrero del año pasado. El director general de la SMMT, Paul Everitt, explicó que las ventas de vehículos nuevos continúan decreciendo en Reino Unido y, pese a que el Gobierno británico reconoce la importancia del sector, resaltó la necesidad de que se pongan en marcha medidas urgentes para detener esta situación.